¿DE QUÉ HABLAMOS HOY?

17 de Noviembre, Día Mundial del Prematuro

17 de Noviembre, Día Mundial del Prematuro
17
Nov

Hoy queremos dedicar este post a nuestros seres más pequeños pero de mayor fortaleza: los bebés prematuros.

Gracias a nuestra enfermera Búha, que trabaja con ellos día a día, en el Día Mundial del Prematuro, aprenderemos un poquito más sobre ellos.


¿Qué significa ser prematuro?

El embarazo tiene una duración media de 40 semanas, considerándose que la mujer está lista para dar a luz a partir de la semana 37. En la calle la gente dice: nació sietemesino; en medicina siempre se habla en semanas de gestación. Antes de esa semana 37 el bebé nacería prematuro, pero no es lo mismo, por supuesto, nacer con 26 semanas que con 34.

Un bebé que nace antes de tiempo, tiene que terminar de desarrollarse fuera del útero de su mamá. Las causas por las que se nace antes de tiempo pueden ser muchas: desde una infección durante el embarazo, porque el útero no sea capaz de mantener el peso del feto, por causas desconocidas... A veces los médicos conocen el motivo, pero otras muchas no.

¿Dónde ingresan los prematuros?

En las unidades de cuidados intensivos neonatales suelen estar aquellos prematuros con menos semanas de gestación, que son los que van a necesitar un seguimiento más estrecho e invasivo.

Una vez que se ha conseguido que ganen peso, respiren casi por sí mismos y que empiecen a comer por boca, pasarán a una unidad de cuidados medios neonatales, que será el paso anterior al alta.

¿Qué cuidados necesitan hasta que están listos para irse a casa?

A grandes rasgos podríamos decir que el objetivo primordial del cuidado de estos pequeños es que aprendan a comer y a respirar. Y esto tiene su fecha: cuando se nace antes de tiempo, los pulmones están todavía inmaduros y necesitan desarrollarse para poder llevar a cabo la función de la respiración. Por eso, si nacen muy prematuros, se les intuba para poder suplir la función de los pulmones hasta que éstos logren realizar el proceso. Además, se les alimenta a través de una sonda que va al estómago, pues el reflejo de succionar y tragar (lograr ingerir el alimento sin atragantarse) aparece alrededor de la semana 33. Siendo así, un bebe que nace antes no sabrá succionar un chupete, y mucho menos tomar el pecho o el biberón.

El mejor alimento para un prematuro es la leche de su madre. Primero se le administra por sonda y cuando pueden comer por si solos, se les da en biberón hasta que consiguen mamar. Si la mamá no ha podido o no ha querido dar lactancia, existen fórmulas de leche preparadas para los prematuros.
bebe prematuro en incubadora
Dentro de las incubadoras, los bebés se mantienen con unas condiciones de calor y humedad que imitan a las del útero materno y se les coloca en posición fetal (lo que denominamos contención), favoreciendo que su cerebro madure y se desarrolle.

Pero los papás también tienen un papel fundamental en su cuidado: una de las actividades más importantes que van a realizar con ellos y que más favorece su desarrollo es el método canguro. Consiste en colocar al prematuro piel con piel con su madre o su padre durante al menos 90 minutos por sesión. Se ha comprobado que este método favorece el vínculo y el desarrollo madurativo del pequeño.

¿Qué supone tener un bebé prematuro?

Para los padres siempre es un proceso muy duro. Cuando estamos esperando un hijo nunca imaginamos que pueda nacer antes de tiempo, así que cuando esto ocurre, cuesta asimilarlo.

Además, el mundo del hospital, lleno de cables y de aparatos, asusta y produce en los papás una sensación de pérdida de control. Los profesionales que trabajan en estas unidades lo saben e intentan siempre hacerles partícipes de los cuidados de su pequeño en la medida en la que las condiciones clínicas del bebé lo permitan.

Sin embargo y pese a todo, la fortaleza de los prematuros es sorprendente, y siendo tan pequeños consiguen superar cosas extraordinarias, con las que seguramente los adultos no podríamos.

Hoy, 19 de noviembre, es el día de reconocer y pensar por un momento en todos esos prematuros y sus papás que, cada día y desde el primer minuto, luchan sin descanso.

 

Me llamo Carmen, soy enfermera pediátrica y de familia y actualmente trabajo con bebés prematuros. Soy una apasionada de mi trabajo e intento aprender y disfrutar de él cada día. Tanto es así, que he decidido dar un paso más: ahora también soy una futura mamá.

¡CUÉNTANOS QUÉ TE HA PARECIDO!

*Debemos aprobar todos los comentarios antes de publicarlos, pero lo haremos lo más rápido que podamos

ÚLTIMAMENTE HEMOS HABLADO DE...

Descargables rebonitos para el Día del Padre

Descargables rebonitos para el Día del Padre

La vida es un carnaval

La vida es un carnaval

Lo que sí hay que saber </br>sobre la Lactancia Materna

Lo que sí hay que saber
sobre la Lactancia Materna

Subir

Uso de cookies

Nos toca mostraros el rollo de las cookies... ¿Nos las comemos y seguimos viendo cosas bonitas?
Puedes consultar toda la información en nuestra Política de Privacidad.

ACEPTAR